Quizá fue el aroma a “verde” que inundan las viñas, el color granate que tiñe la tierra, o  el buen hacer de la comunidad riojana lo que hizo que en los años 40 Don Florentino de Lecanda se sumergiera en uno de los negocios con más tradición, el negocio vinícola.

Será Haro, capital de Vino de Rioja,  la localidad elegida por Don Florentino para establecer la bodega que llevará su nombre durante al menos tres generaciones más. Tres generaciones en las que se suman tradición,  carácter e innovación. Siendo esta última en la que más hincapié debemos hacer por el carácter natural del medio en el que nos encontramos, el multimedia. Y es que en Florentino de Lecanda no solo apostamos el aprovechamiento de la tecnología para mejorar nuestros vinos, sino que también hacemos uso de el para acercarnos a nuestro público.

Ya lo hicimos con Facebook y tras la grata aceptación nos lanzamos ante esta nueva aventura con el blog. Queremos que una vez más sea una herramienta mediante la cual  podamos comunicarnos, fortalecer lazos, y obtener feedback. Pero sobre todo queremos compartir todo lo que sabemos con nuestro público y  a su vez aprender  todo lo que ellos saben para que podamos seguir innovando juntos.

florentino-de-lecanda-bodega1